4/23/2012

Mierda, y es que yo no elegí quererte.

Y otra vez soñé contigo, y me desperté inundada en lágrimas. Porque pensé que te estaba olvidando, y me di cuenta, de que te amo más que nunca. Y lloro al entender que nunca te tuve y nunca te tendré, que son solo sueños, falsas esperanzas, ilusiones sin realidad. Algo que jamás podrá hacerse realidad. Ahora quizás lo puedas entender, ahora tal vez puedas comprenderlo cunado me veas llorar. Quizás no sepas jamás, no, quizás nunca lo sepas. Quizás nunca llegues a sentir lo que es amar a alguien así, la impotencia de saber que no eres lo suficiente para alguien. Quizás entonces, logres comprenderlo. Esta no es la raíz de mis problemas pero, es lo que más les afecta. Que este sentimiento me está matando lentamente. No tengo ganas de nada, ni de salir, ni de vivir. Me paso la vida encerrada, soñando con no sentir lo que no puedo evitar sentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario