7/07/2016

Reseña: The Giver. El dador de recuerdos







Título: The Giver. El dador de recuerdos.
Autor/a: Lois Lowry
Editorial: Everest
Páginas: 238
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta.
Fecha de publicación: 1993
Precio: 14'95€


Diciembre es el mes en el que se celebra la Ceremonia anual en la que los Doce reciben sus asignaciones vitalicias determinadas por el Comité de Ancianos. Pero Jonás, un niño que cumple doce años ha sido elegido para algo muy especial. Cuando su selección le lleva ante el más honorable de los Ancianos -el Dador-, Jonás comienza a darse cuenta de los oscuros secretos que subyacen tras la frágil perfección de su mundo.




Nos encontramos ante una sociedad "perfecta" en la cual cada diciembre se celebra la ceremonia anual. Jonás, el protagonista, es un Once, pero ese diciembre pasará a ser Doce, el momento más importante de cada persona dentro de la Comunidad, cuando se realiza la selección de los Doce en la que recibirán su misión (su trabajo) para el resto de vida. En esta novela veremos mucho las etapas o roles, es decir, cada año no solo es la selección de los Doce, sino la de todos los niños de edades anteriores, en las que cada año, les tocaba algo diferente. (Por ejemplo, en la imposición de nombres, al convertirse en Uno. O a los Nueve, que se les daba una bicicleta para que viesen que podían ir adentrándose en el Comunidad y salir un poco de su Unidad Familiar.)
Jonás está nervioso, pues no sabe dónde le asignarán, pero tras la ceremonia, sigue tan nervioso como al principio, pues le han asignado una misión importante, la más importante. Ser el nuevo receptor. Y es ahí cuando conoce al Dador y todo su mundo empieza a cambiar de forma drástica. El Dador es la persona que transmitirá los recuerdos de la vida al nuevo Receptor, que se ocupará de guardarlos para el siguiente. En sí, el Receptor es como un historiador de recuerdos, el que guarda todo en su mente, como un gran secreto. Jonás comienza a darse cuenta de que la vida en la Comunidad no es tan perfecta como la hacen ver, pues tienen demasiadas carencias, y le hace pensar si realmente no conocer el pasado y vivir ajenos a ello es lo más correcto. 
Es una distopía que está mas bien dirigida al público más joven, es más, está dedicada "A todos los niños en cuyas manos dejamos el futuro.", pero realmente creo que es un buen libro al que dedicarle tiempo y reflexionar con él ya que, a pesar de que no hay violencia y todo está muy bien explicado, es un libro duro en el que debemos pensar y ver más allá. 







Y bueno, esto es todo por este libro. ¡Nos vemos muy pronto!


No hay comentarios:

Publicar un comentario